martes, 18 de abril de 2017

Bar La Calea

En esta ocasión os  voy a hablar de uno de los mejores bares de tapas de León, La Calea. Es un bar muy pequeño situado en la calle Serradores Nº2, muy cerca de la catedral. Este bar tiene la particularidad de servir sólo cerveza tostada, eso si, bien tirada. Su tapa consiste en un trozo de tortilla y una croqueta que puede ser de varios sabores, por ejemplo cecina o picadillo. En esta ocasión nos tocó la de picadillo (no se puede elegir). La de cecina es simplemente espectacular, nos encanta esta tapa, sin lugar a dudas una de las mejores croquetas que se pueden comer en León y parte del extranjero. Su tortilla también es excelente. Os recomiendo que os paséis por allí y probéis su tapa. Os enseño la tapa para dos personas:


lunes, 17 de abril de 2017

Restaurante Cenador Rua Nova

Hacía mucho que no iba a un restaurante nuevo y ya tenía ganas, en esta ocasión hemos elegido el Cenador Rua Nova. Está situado en la Calle Renueva 17, muy cerca de la estación de FEVE. Habíamos leído varias críticas en internet y la mayoría son positivas, aunque muchos coincidían en que es un restaurante un poco caro. Tengo que decir que esas dos afirmaciones son ciertas, la cuenta ascendió a casi 80€, bastante mas de lo que estamos habituados a pagar. Os resumo los platos que comimos. De primero pedimos para compartir unos garbanzos pico pardal con papada de cerdo y boletus. Este plato fue toda una sorpresa, nos gustó mucho, la mezcla de sabores nos pareció fantástica, esta parte del cerdo tiene un sabor peculiar que quedaba perfecto con el resto de ingredientes, os muestro el plato:



De segundo yo pedí una paletilla de cordero. Su pinta como se ve en la foto es estupenda, estaba muy bien cocinada, su sabor era muy bueno aunque la guarnición no estaba a la altura. Las patatas estaban muy buenas pero los pimientos eran bastante malos, son como los que tengo en casa del bote del mercadona. Lo verde era tan escaso que no puedo opinar. Aún así el plato me gustó mucho:



Mi novia pidió de seguno un solomillo. lo pidio al punto +1 y se pasaron un poco, es un problema lo del punto de la carne, en cada restaurante es diferente. Quedó un poco seco pero se comía perfectamente y su sabor era bastante bueno. El solomillo me parece una carne muy difícil de hacer, pero, no es el mejor que he probado pero volvería a comerlo:



En esta ocasiòn decidimos pedir postre, veníamos con hambre. El que pidió mi novia fue un pastel caliente de naranja sanguina con trufa y helado grand marnier, ¿menudo nombre verdad?, pues era un bizcocho con adornos. Me gustó pero no justifica su precio, ambos costaron en torno a los 5-6€. La seguna foto corresponde a mi postre, un coulant de chocolate con helado. La verdad es que me gustó mucho aunque mi novia, que es experta en coulants, dijo que estaba bueno, pero que podría estar mejor. Yo no suelo comer dulces y me impresiono con facilidad, habrá que hacer caso a la experta :)




Para terminar tengo que decir que la atención fue estupenda y rápida, de vez en cuando venimos a tomar algún vino y siempre nos tratan genial, además nos invitaron a unos chupitos de orujo blanco y de hierbas. Resumiendo, un restaurante que recomiendo visitar, con una comida que nos dejó satisfechos aunque con detalles mejorables, sobre todo teniendo en cuenta que no es un sitio barato.

martes, 29 de noviembre de 2016

Restaurante Ginos

Hoy os voy a hablar por (creo) primera vez de un restaurante perteneciente a una cadena, concretamente al grupo Vips. Se trata del Ginos, que está situado en el Centro Comercial Espacio León. No es la primera ni la segunda vez que vamos, por lo que podréis imaginar que nos gusta bastante. Vamos al lío. De primero pedimos, como siempre, unas piadinas para compartir, nos encantan, creo que es uno de los mejores platos que podemos comer en este sitio:


Tienen una pinta deliciosa y nunca defraudan, os recomiendo probarlas. De segundo plato pedimos uno de pasta para cada uno. Ella pidió una pasta con "fruti di mare", que os enseño:


Y yo pedí una pasta al "tartufo e funghi" Supuestamente con boletus.


Estos dos platos, lejos de estar malos, nos dejaron un poco indiferentes, creo que otras veces nos han sabido mas sabrosos, en mi plato no encontré el sabor a boletus, aunque puede ser cosa mía... Creo que en general se notaba que no son unos platos demasiado currados. Hemos comido platos de pasta realmente sabrosos e increíbles en otros restaurantes italianos. Aún así estaban bastante buenos y recomiendo a todo el mundo una visita a este restaurante.
Un punto muy a favor de este sitio son los precios, el total de la cuenta, con dos cañas incluidas fue de 38,50€, pero teníamos un descuento de 12€ y se nos quedó en 26,50€. La atención fue muy correcta y bastante rápida teniendo en cuenta el jaleo que tenían. Esa rapidez cuando hay tanto jaleo me desconcierta un poco, los platos tienen un tiempo de preparación y quizás, recalco, quizás, estos platos que recordábamos mejores, son un poquito peores por ese motivo. De todos modos por los 26,50€ me parece una perfecta opción si quieres una cena barata y rica. Creo que se pueden conseguir descuentos en su web, en sus redes sociales o aplicación de móvil, echad un vistazo.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Restaurante Entrepeñas

Me he quedado un poco en blanco y no se como empezar, así que comenzaré sin rodeos. Este pasado domingo mi novia me invitó a comer en el conocidísimo restaurante Entrepeñas, situado en una diminuta localidad de la montaña central leonesa, llamada Geras de Gordón. Es un pueblo muy turístico cuyo principal reclamo es su excelente embutido. No venía a este restaurante desde que era pequeño, llevan muchos años a sus espaldas deleitando los paladares de muchos leoneses y de seguro, no tan leoneses. Pero por desgracia sus años de gloria pasaron a mejor vida, o al menos desde nuestro punto de vista. Vamos a la parte importante, así os podé explicar con mas detalle el motivo de nuestro pequeño disgusto.
Nada mas abrir la carta nos sorprendieron los precios de los entrantes, eran la mitad de lo que solemos pagar. Intuimos que serían pequeños y no nos equivocamos. El primer entrante fue un exquisito plato de lengua curada, sin duda el mejor plato del día, poco mas que decir, muy muy rica (5€).


Como segundo entrante pedimos un revuelto de gambas y cecina, aquí empezaron los problemas, no podía ser mas simple, incluso yo podría hacerlo con mas gracia, los sabores no estaban ligados, nada sabía mal pero es un plato que podría hacer un niño pequeño, todo un despropósito (5,50€).


Después de los entrantes venían los platos "gordos". Ella pidió un risotto de setas, aunque mas bien parecía arroz caldoso, con un extra de innecesario aceite, (para que cundiera mas supongo), ya que era una ración un poco pequeña. Para colmo el arroz tenía un color que nunca he visto en un risotto, pero yo no soy experto en cocina, y como se suele decir: "en nuestra casa de juega así", pues bien, yo no "os ajunto". Os enseño el (probablemente) peor risotto que he comido (6€).


Mi plato tenía mejor pinta, al principio, pero tampoco era para tirar cohetes. Pedí un rabo de toro, lo que comí fue efectivamente un rabo, pero cocinado con prisas, con trozos con ligero sabor a quemado y bastante mal guisado, sigo sin "ajuntarles", no me "mola" su rollo. He comido mejores rabos, de hecho creo que este ha sido el peor. Lo de que las patatas estuvieran frito-cocidas fue el menor de mis problemas (10€).


No contentos con todo lo engullido (de mala gana por que nos lo iban a cobrar), decidimos pedir un par de postres. Mi querida novia pidió una tarta de mascarpone, que solo sabía a chocolate, no encontramos el sabor a mascarpone (3€).


Yo pedí un arroz con leche que estaba francamente bueno, muy parecido al que hace mi abuela, sin duda el tercer mejor plato después de la lengua y el pan (3€).



¿He dicho pan? ¿si verdad? estaba muy rico, ¡¡ como se lo curran !! mirad que bonito lo ponen (1,40€)



Como conclusión final... mal, no repetiremos con toda seguridad. La atención fue correcta, pero sólo gracias a que no nos atendió uno de los camareros que dejaba un olorcillo bastante intenso y desagradable. Los precios están, como habéis podido comprobar, por debajo de la media, pero creo que no merece la pena. La cuenta total fue de 43,90€ pagados con desgana, y con un datáfono que funcionaba con un wifi que no podían compartir con los clientes... por si fallaba.


NOTA IMPORTANTE: El restaurante se ha puesto en contacto con nosotros y nos ha pedido disculpas por la comida, nos indican que ha sido un error puntual, parece ser que la cocinera estaba enferma. Nos han invitado a que volvamos gratuitamente. Me ha parecido un gesto muy acertado y desde aquí les damos las gracias. Creo que esta es la forma correcta de tratar a un cliente, como mínimo unas disculpas.

jueves, 27 de octubre de 2016

Restaurante O Polbiño

Hay sitios que nos llaman la atención por que tienen un encanto especial y este es sin duda uno de los mejores ejemplos. No es un sitio lujoso aunque su decoración me agrada y nos llamó la atención desde el primer día que entramos. Tienen una tapa muy rica que tiene como ingrediente principal el "cazón". Si buscáis este bichejo veréis que es un pequeño tiburón ¡Nunca había comido tiburón!
Como no podía ser de otra manera teníamos que probar la comida de este sitio. Deciros que es absolutamente recomendable reservar mesa con antelación, se llena por completo, sin duda hacen falta sitios diferentes en León
Pero vamos a lo importante, los platos. En esta ocasión pedimos dos para compartir. El primero que os voy a mostrar son unos chipirones a la brasa que tenían como ingredientes extra la fresa y la leche, ¿suena raro verdad? Pues no imagináis el resultado tan espectacular que da esta mezcla, sin duda el mejor secreto de un cocinero es saber mezclar los sabores, y este plato es el perfecto ejemplo:



Como veis su pinta es estupenda, su sabor es sorprendente. Lástima que la ración sea tan pequeña. De segundo plato para compartir pedimos un arroz meloso con langostinos y almejas. El arroz estaba em su punto perfecto y recién hecho, nos lo presentaron en una mini cazuelita muy mona, pero os enseño la foto del plato. Nos encantó, su sabor era casero y delicioso, y el cebollino picado le daba un toque especial.



Para terminar pedimos un postre también para compartir, y fue otra grata sorpresa. Su apariencia como podéis ver es de unos crepes, pero estaban hechos con curry y el resultado era espectacular, otra mezcla de sabores totalmente acertada, picaba un poco pero era una maravilla.



Para resumir solo me queda recomendar este sitio. La cuenta final fue de 38,20€. No nos parece caro, aunque las dos raciones de pan por 2,40 (dos trozos pequeños de hogaza) nos pareció un poco caro, sin duda un mal menor. No dejéis de visitar este interesante restaurante. Por cierto, su especialidad debe ser el pulpo, por si a alguien le gusta.